Emergency Care For You

Médicos de Emergencia: es "volver a lo básico" para combatir con cuidado los síntomas infantiles del resfriado y la gripe

Los titulares de noticias por sí solos son suficientes para que los padres de familia sientan que sus cabezas giren: “Los médicos de emergencia envían a 7,000 niños por año a la Sala de Emergencias”, “La Administración de Alimentos y Medicamentos [FDA] advierte que los medicamentos para el resfriado son demasiado riesgosos para los bebes”, y “Los medicamentos contra la gripe causan problemas en los niños”.  Pero luego añádase algunos informes alarmantes tales como “El virus de la gripe común se convierte en asesino”, “Las muertes por gripe asociadas a las infecciones del Staphylococcus [Staph] se quintuplican durante el último año” y “La vacuna contra la gripe podría no ayudar” y los padres se quedan preocupados, preguntándose cuál es la mejor manera de proteger a sus hijos durante la temporada de resfríos y gripe.

“Las recientes preocupaciones acerca de la seguridad y efectividad de los medicamentos para niños que se expenden sin receta médica, aunado a los informes sobre la existencia de virus virulentos del resfriado y la gripe, ha motivado muchas preguntas de padres preocupados” dijo la presidenta del Colegio Americano de Médicos de Emergencia [The American College of Emergency Physicians (ACEP)], Linda Lawrence, MD, FACEP. “Los padres quieren saber cómo deben hacer para que sus pequeños se sientan mejor y desean aprender a distinguir la diferencia entre un virus común del resfriado o la gripe, versus una enfermedad seria que requiere de atención médica de emergencia inmediata.”

Cada año, los síntomas relacionados con la gripe se ubican entre las cinco causas principales que ocasionan visitas a los Departamentos de Emergencia – siendo que a nivel nacional durante el año 2005, los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades [Centers for Disease Control and Prevention (CDC)] han atribuido más de 5 millones de visitas a la “fiebre”y 3.3 millones de visitas a la “tos”.  Adicionalmente, este año el CDC está informando que cerca de la mitad de casos de gripe reportados están siendo causados por variedades que son resistentes a la vacuna contra la gripe y al medicamento antiviral, Tamiflu.

Para complicar el asunto este año, hay una nueva advertencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos [Food and Drug Administration (FDA)] que cautela a los padres de familia a no administrar medicamentos sin receta médica [over-the-counter (OTC)] para la tos y el resfrío a los niños menores de dos años de edad (con la posibilidad de restricciones adicionales para los niños hasta los seis años de edad) y un estudio publicado en el boletín Pediatrics, descubrió que 7,000 niños por año terminan yendo al Departamento de Emergencias luego de haber ingerido medicamentos contra el resfriado. Por otra parte, otros estudios han puesto en tela de juicio la efectividad de los remedios para la tos y el resfrío en general.

Entonces, ¿qué tipo de opciones para el cuidado de pacientes les quedan a las madres y padres consternados?

“Estamos volviendo a confiar en lo básico, mientras que también le pedimos a los padres que monitoreen los síntomas para observar si no se está produciendo una enfermedad más severa”, dijo la Dra. Lawrence.

Mientras que la mayoría de casos de resfrío y gripe duran aproximadamente una semana, los padres deberían llamar a un doctor si el niño o niña tiene síntomas severos de tos o fiebre que se vayan empeorando (o ser mejoren y súbitamente se empeoren), o si él o ella exhiben cualquiera de los siguientes cuadros:

  • Deshidratación severa;
  • Respiración rápida, o dificultad para respirar;
  • Piel azulada (o grisácea para personas con una complexión más oscura);
  • Incapacidad para despertarse o interactuar adecuadamente;
  • Fiebre mayor a 102 grados Fahrenheit (39 grados centígrados) durante más de varios días, o que esté acompañada por sarpullido;
  • Una tos que produzca mucosidad descolorada; o,
  • En los niños pequeños, irritabilidad extrema y aversión a ser tomados en brazos.

Otros síntomas que merecen atención médica inmediata incluyen rigidez y dolor en el cuello, con dolor de cabeza severo y persistente, fiebre, confusión y vómitos posibles; ataques; o un dolor de oído severo. Adicionalmente, los niños enfermos que también tienen condiciones médicas crónicas tales como el asma severa o la fibrosis quística, podrían requerir de hospitalización.

Los remedios probados y verdaderos pueden ayudar

En lo concerniente al tratamiento de los resfriados y la gripe, la Dra. Lawrence recomienda usar reducidores de fiebre y dolor, tales como el acetaminofeno, que puede ser administrado a los bebes menores de 6 meses de edad, mientras que los niños mayores pueden recibir ya sea acetaminofeno o ibuprofeno. (no administre a los niños menores de 18 años aspirina u otros salicilatos que contengan medicamentos; estos medicamentos pueden causar el síndrome de Reye, una enfermedad potencialmente fatal. También, para las madres lactantes, se debe evitar medicamentos que no deben ser administrados a los bebes – en vista que pueden ser transmitidos a través de la leche materna).

En adición, es importante mantener abrigados, cómodos e hidratados a los niños. Los bebes deberían ser amamantados o alimentados con biberones con regularidad. La leche materna generalmente es lo mejor ya que contiene anticuerpos que combaten a las enfermedades. Y también se les debe administrar bastante agua y otras bebidas a los niños. Los líquidos fríos y helados tales como los sorbetes, ayudan a aliviar el dolor de garganta y las bebidas calientes tales como las sopas y el té, tienen propiedades naturales descongestionantes y antiinflamatorias. Las bebidas con cafeína deberían ser evitadas debido a que la cafeína en demasía puede ocasionar deshidratación.

“Una mezcla de miel y limón en agua caliente, o té (de hierbas o descafeinado) también ayuda, así como la menta – a pesar que la miel no debería ser administrada a niños menores de dos años de edad debido a preocupaciones con el botulismo” fijo la Dra. Lawrence. “La miel ayuda a revestir la garganta mientras que la acidez del sumo de limón desintegra la mucosidad. Y la menta insensibiliza los nervios que se irritan cuando se tose frecuentemente”.

Otras formas de ayudar a los niños para que atraviesen la semana o días de miseria asociados con los resfriados y la gripe:

  • Use el vapor de los baños, las duchas o un humidificador para desprender la mucosidad y desobstruir los conductos nasales congestionados.
  • Mantenga la cabeza elevada por encima del nivel del corazón para reducir la congestión y ayudar con el drenaje de la sinusitis. Para mejores resultados, coloque una almohada adicional debajo de la cabeza o debajo del colchón (especialmente en el caso de los bebes).
  • Use un chisguete de solución salina (ya sea de preparación casera o adquirida sin receta médica {over-the-counter]) para aspirar por vía nasal y mantener los conductos nasales irrigados.
  • Aplique compresas frías o calientes a las áreas de los senos nasales congestionadas.
  • Chupe tabletas para el dolor de garganta, lo cual ayuda a estimular la producción de saliva que es rica en anticuerpos y alivia la irritación y el dolor de garganta. (A los niños menores de 3 años de edad no se les deberían administrar tabletas contra la tos debido a la posibilidad de que se atoren con ellas).
  • Haga gárgaras usando una cucharadita de sal diluida en agua tibia, o una mezcla de una cucharadita de miel (para niños mayores de 2 años de edad), una cucharadita de limón y dos tazas de agua caliente, enfriada a la temperatura ambiental.
  • Dé órdenes estrictas de reposo en cama y permanencia en casa. El dormir bastante y relajarse es la mejor manera de ayudar al sistema inmunológico a combatir y expulsar a los invasores antipáticos. Y el quedarse en casa cuando uno está enfermo evita que los virus se sigan expandiendo.
  • Prevenga la irradiación de gérmenes a otros mediante el lavado de manos frecuente y la desinfección de superficies. Cuando estornude o tosa, hágalo en pañuelos, servilletas o en la doblez del brazo a la altura del codo. (También, evite tocar las membranas mucosas).
  • Unte ungüento mentolado (que contenga mentol, eucaliptus y camfor) alrededor de la base de la nariz para ayudar a descongestionar los conductos nasales obstruidos y aliviar los orificios nasales irritados.
  • Evite viajar por vía aérea. Los cambios en la presión del aire durante el despegue y el aterrizaje pueden ocasionar la ruptura de los tímpanos, especialmente en los bebes. Si tiene que volar de todas maneras, el administrar una solución salina en la nariz, el mascar goma de mascar (si el niño es lo suficientemente grande) y el beber líquidos antes de que se llegue a la presurización de la cabina (a 10,000 pies de altura), puede ayudar.
  • Vacúnese. Los expertos hacen notar que la vacuna contra la gripe todavía es efectiva en contra de la mitad de los virus de gripe que circulan actualmente en el hemisferio norte y que aún tiene algún grado de eficacia en contra de las variedades que aún están mostrando resistencia. (En otras palabras, dichos casos tienden a ser más leves).

Para tener acceso a clínicas contra la gripe gratis o de bajo costo, visite la página web: www.flucliniclocator.org; para actualizaciones sobre la gripe, vea: www.cdc.gov/flu.

El Colegio Americano de Médicos de Emergencia [American College of Emergency Physicians (ACEP)] es una sociedad médica nacional especializada que representa a la medicina de emergencia y cuenta con más de 25,000 miembros. El ACEP está comprometido en promover el cuidado de emergencia a través de la educación constante, las investigaciones y la educación pública. El ACEP tiene su sede principal en Dallas, Texas, y tiene 53 capítulos que representan a cada estado, así como a Puerto Rico y el Distrito de Columbia. Un Capítulo de Servicios Gubernamentales representa a los médicos de emergencia que están empleados por las fuerzas militares y otras agencias gubernamentales.