En Espanol

Protéjase Contra la Hepatitis

Consejos para entender y prevenir la enfermedad

La hepatitis es una enfermedad altamente contagiosa que ataca al hígado. A veces puede aparecer repentinamente con síntomas graves o quedarse latente en el organismo durante años causando daño al hígado lentamente.

"La hepatitis varía en su gravedad, desde la recuperación total hasta una enfermedad de vida o muerte que dura toda la vida", explica el Dr. Larry Alexander del Colegio Americano de Médicos de Emergencia. "Cuanto más sepa uno de la enfermedad y sus causas, tanto mejor podrá uno protegerse y no exponerse a ella".

La hepatitis tiene cinco variedades: A, B, C, D y E. Cada una tiene sus características propias. El virus de la hepatitis A (VHA) es un virus altamente contagioso que infecta al hígado y se contagia al ponerse algo en la boca que ha sido contaminado con la materia fecal de la persona con hepatitis A, como la ingestión de alimentos o agua contaminada. Es el tipo de hepatitis más común reportado en los Estados Unidos. Los síntomas de la hepatitis B (VHB) tienen un comienzo más lento que el VHA, y pueden causar infección de por vida, cirrosis (cicatrices) en el hígado, cáncer al hígado, insuficiencia hepática y la muerte.

El virus de la hepatitis C (VHC) se encuentra en la sangre de las personas que tienen esta enfermedad y se puede contagiar por el contacto con la sangre de una persona infectada. El virus de la hepatitis D (VHD) es un virus defectuoso que necesita del virus de la hepatitis B para poder existir y se encuentra en la sangre de las personas infectadas. El virus de la hepatitis E (VHE) se propaga de la misma manera que el VHA, sin embargo no se presenta a menudo en los Estados Unidos.

Para ayudar a detener la propagación de esta enfermedad, el Colegio Americano de Médicos de Emergencia ofrece estos consejos prácticos que todos deben saber:

Viajes al extranjero - Todos los viajeros que visiten países en desarrollo, especialmente mujeres embarazadas, corren el riesgo de contraer el VHE y VHA, así como otras formas de hepatitis. Debe vacunarse contra la hepatitis A si viaja por períodos largos a países con epidemias. Debe vacunarse por lo menos cuatro semanas antes de viajar al extranjero. También debe tomar las precauciones siguientes durante el viaje:

  • Quite la cáscara de todas las frutas frescas y de los vegetales usted mismo y utilice agua embotellada para limpiarlos.
  • Evite carnes y pescados crudos o sin cocinar.
  • No use cubos de hielo en las bebidas.
  • Debe usar solamente agua embotellada para lavarse los dientes y para beber.
  • Si no hay agua embotellada disponible, el agua de la llave debe hervirse por diez minutos.

No comparta agujas, afeitadoras ni cepillos de dientes.

Lávese las manos - Asegúrese de lavarse las manos con agua y jabón después de ir al baño, cambiar pañales o antes de comer o preparar comida. El virus de la hepatitis A puede sobrevivir hasta cuatro horas a temperatura ambiente en materias fecales en las manos de una persona o sobre una superficie dura como la manija de la puerta del baño.

Limpie las superficies contaminadas - Use blanqueador casero (diez porciónes de agua por una porción de blanqueador) para limpiar superficies contaminadas con materia fecal, como la mesa para cambiar pañales.

Protéjase durante sus relaciones sexuales - La hepatitis A también puede contagiarse sexualmente si no hay protección.

Vacúnese - Si está expuesto al riesgo de la hepatitis A o B, vacúnese. Las personas en peligro incluyen a los niños, personas con problemas del factor de coagulación, personas con enfermedad crónica del hígado, viajeros que vayan al extranjero, personas que tengan relaciones sexuales con distintas parejas o usen drogas inyectadas y las personas expuestas por su trabajo a la sangre.

Conozca los síntomas y las señales - Algunas formas de hepatitis no tienen señales ni síntomas. Si hay síntomas, generalmente ocurren poco después de la infección y pueden incluir fiebre, cansancio, pérdida del apetito, náuseas, urticaria, molestias estomacales, orina oscura, sensación alterada del gusto o del olfato e ictericia (piel y ojos amarillos). Los síntomas generalmente duran menos de dos meses; en algunas personas la enfermedad dura seis meses. Los síntomas de la hepatitis A generalmente aparecen dentro de veintiocho días (gama: de quince a cincuenta días) después de que se haya infectado la persona.

Sométase al examen - Si sospecha que ha contraído la hepatitis o si está embarazada, pídale a su médico que le haga un examen del virus. Cuanto más temprano se le haga el diagnóstico, más probable es que pueda prevenir el contagio de la enfermedad a los demás y que pueda mejor controlar su salud.


Bookmark and Share