En Espanol

Los Médicos de Emergencia ofrecen consejos de seguridad para quienes van a nadar y usar embarcaciones acuáticas de recreo

En el verano, muchas familias están pasando bastante tiempo en los balnearios y dentro del agua.  Pero se ha reportado que ha habido un gran incremento en el número de muertes de niños pequeños por ahogamiento, lo cual está nuevamente desatando un debate público sobre los aspectos se seguridad particularmente de las piscinas baratas inflables, por lo que parece ser el momento para que los padres de familia revisen las reglas sobre la seguridad acuática.

“El ahogamiento es una de las causas principales de muerte entre los niños de uno a cuatro años de edad, en parte debido a que ello puede ocurrir muy rápidamente” dijo la presidenta del Colegio Americano de Médicos de Emergencia [The American College of Emergency Physicians (ACEP)], Linda L. Lawrence, quien citó un nuevo informe de la Comisión de Productos y Seguridad del Consumidor [Consumer Product and Safety Comission], el cual descubrió que el número anual de muertes por ahogamiento de niños menores de cinco años se había incrementado a 283 para el período 2003-2005, de 267 durante el período 2002-2004.  Muchas de estas muertes y lesiones ocurren en casas particulares y patios traseros e involucran a niños menores de dos años, según señaló el informe.

“Sólo toma unos pocos segundos para que un niño se ahogue, y los niños pequeños se pueden ahogar en unas pocas pulgadas de agua — en una bañera, en un inodoro, o en un balde”, añadió la Dra. Lawrence. “Es más, por cada niño que se ahoga, más de diez niños son tratados en los Departamentos de Emergencia por situaciones de casi ahogamiento”.

Debido a estos peligros, los padres de familia necesitan mantener un estrecho control sobre sus hijos cuando estén cerca de cualquier fuente o recinto lleno de agua, particularmente en las piscinas, riachuelos, lagos o en la playa.  En adición, los padres necesitan conocer los límites a las habilidades de sus niños para nadar y deberían establecer reglas claras y firmes para cuando ellos vayan a jugar alrededor del agua, y nunca deberían dejarlos sin supervisión.

Finalmente, mientras que los ahogamientos ocurren comúnmente entre los niños pequeños y las personas que no saben nadar, “aún los nadadores experimentados pueden ser susceptibles de ahogarse, dependiendo de las condiciones climatológicas, las corrientes marinas y de los ríos, su salud y otras circunstancias”, añadió la Dra. Lawrence.

Sugerencias para la seguridad en las piscinas

Antes que su familia se aventure en el agua este verano, tenga en mente las siguientes medidas de seguridad:

  • Nunca deje a los bebes o niños pequeños desatendidos cerca de bañeras, piscinas, o baldes de agua, – inclusive por pocos segundos.
  • Enséñele a sus hijos a nadar.
  • Nunca deje nadar solos a los niños, o sin supervisión adulta.  Ellos deberían nadar solamente en lugares donde están siendo supervisados, y de preferencia con un salvavidas de turno.
  • Instale mallas de seguridad con seguros a prueba de niños alrededor de las piscinas.
  • Recuérdeles a los niños a no zambullirse en aguas que no conocen.
  • Nunca tome bebidas alcohólicas antes de nadar.

Seguridad en la playa

Si su familia está en la playa, usted también debería tomar las siguientes precauciones adicionales:

  • Confirme con los salvavidas sobre las condiciones de la marea y la playa antes de ingresar al agua.
  • Asegúrese que los niños naden o corran olas solamente en las áreas designadas.
  • Obedezca las señales de alerta sobre las áreas peligrosas para nadar.
  • No sobreestime su habilidad o la habilidad de su niño, especialmente en lugares que puedan tener corrientes o aguas revueltas peligrosas.  Nunca dependa de objetos de flotación para la seguridad de sus niños.
    • Aliente a sus niños a evitar los barrancos, a mantenerse detrás de las rejas y a obedecer las señales de alerta.

Seguridad en las embarcaciones acuáticas de recreo

Para evitar tener que ir a un Departamento de Emergencia como resultado de su próximo viaje en una embarcación, el Colegio Americano de Médicos de Emergencia (ACEP) le recomienda los siguientes consejos de seguridad:

  • Cuéntele a alguien cuando esté por partir, quién va a estar con usted y por cuanto tiempo estará ausente.
  • Antes de encender el motor, abra las escotillas, haga correr el quemador de aspiración y lo más importante, huela cuidadosamente para ver si hay olor a gases de gasolina en las áreas del tanque de combustible y alrededor del motor.
  • Cuando cambie de asientos, manténgase agachado y cerca de la línea media de las embarcaciones pequeñas.
  • Siempre utilice un chaleco salvavidas y lleve consigo un equipo de primeros auxilios.
  • Monitoree el clima cuidadosamente para ver si hay señales de tormenta.
  • Nunca tome bebidas alcohólicas abordo de una embarcación.  El sentirse “picado” o mareado puede resultar que se caiga fuera de borda.
  • Su habilidad para nadar con aplomo o pedir auxilio se reduce ampliamente en la medida en la que el alcohol desacelera la capacidad de reacción.

¿Qué hacer en caso de ahogamiento?

Si pareciera que una persona se está ahogando (por ejemplo, está luchando en el agua, pidiendo auxilio a gritos, tosiendo o sumergiéndose, o parece estar inconsciente o flotando en el agua), observe el área, alerte a un salvavidas si es que hay alguno cerca, y luego llame al 911, ó a su número de emergencia local.  Adicionalmente:

  • No intente rescatar a una persona que se está ahogando mientras esté en el agua a no ser que usted haya sido entrenado para hacer rescates y tiene un equipo salvavidas.  Las personas que se están ahogando pueden entrar en pánico y jalarle bajo el agua con ellos; otras circunstancias peligrosas — tales como las corrientes o las aguas revueltas — pueden también ponerle en peligro.
    • Si es posible, extiéndale o láncele a la persona un objeto que flote desde una posición segura fuera del agua, tales como un bote, la escalera de la piscina, o un muelle.
    • Para una persona que ha sido rescatada del agua, incline la cabeza hacia atrás, levante el mentón y observe si está respirando o si tiene otras señales de vida.  Expulse los líquidos u otros objetos de la boca.
    —Si la persona no está respirando, déle dos bocanadas de aire lentamente.  Si las bocanadas ingresan, déle resucitación cardiopulmonar (CPR).  Si las bocanadas no ingresan, vuelva a posicionar el conducto respiratorio e intente nuevamente el procedimiento.
    — Continúe la resucitación cardiopulmonar (CPR) hasta que tenga disponible apoyo vital avanzado. (Instrucciones sobre resucitación cardiopulmonar (CPR))

Bookmark and Share